dona
Ayúdanos a darle vida a este proyecto
Uso Inteligente ASV, A.C.
tweeter
facebook

A ti te quiero platicar!
Que bueno que aquí estás, quiero contarte una historia.

Muchos miles de años atrás en el tiempo, un cavernícola se quedó atrapado y congelado en un témpano de hielo en el norte del planeta Tierra…

2007

Con el desprendimiento de una parte del témpano, este congelado cavernícola inicia un recorrido por las aguas del Océano Atlántico pasando cerca de las costas de Canadá y Estados Unidos y atravesando el Golfo de México por el rumbo de Cuba.

Por ese entonces, Isabel, una niña cuyos intereses la llevaron a conocer la ONU, donde más de 100 países discuten acuerdos para el bienestar de la humanidad, logra una entrevista con el embajador de México ante esa importante organización y comenta con él temas de interés ecológico como el calentamiento global.
Tras viajar a la sede de la Organización de las Naciones Unidas en la ciudad de Nueva York en Estados Unidos, Isabel incursiona en esta historia como portavoz de los niños y nosotros junto con ella, analizamos con mucho interés las situaciones más importantes en torno a las actitudes y al modo de vida del ser humano en nuestro planeta.

2008

El cavernícola, hecho un cubo de hielo llega a las costas de Quintana Roo, México, arrojado por el mar a esa vegetación...

Isabel, al regresar de un viaje por las costas del sureste mexicano, es bajada dormida del coche y llevada a la cama por su papá.
Isabel entre sueños le dice:
Papá, me encontré a un cavernícola congelado, lo traigo tapado y enredado en las
toallas, pero está temblando, ¿Qué hago?.
Su Papá contesta:
Isabel, se puede morir; te voy a prender el calentador de gas 30 minutos para que lo metas a la tina con agua caliente... y te lavas los dientes antes de dormir!.
Isabel esperó a que se calentara el agua y dejó al cavernícola en la tina toda la
noche.
Al día siguiente en la mañana, el agua ya estaba fría e Isabel pidió a su papá que
volviera a prender el calentador.
El cavernícola observó como el papá de Isabel prendió el calentador para poner agua caliente.

¿Sabes que pasó cuando el cavernícola quiso prender el calentador de gas?....

¿Quieres ver qué pasó?...

El cavernícola solo dijo: NO USO!

Desde ese entonces, por personalidad, o quizás como resultado del trauma por la experiencia de la explosión, el cavernícola solo dice “USO”, “NO USO”... extraña vez se le escucha decir otras cosas.
Al cavernicolita lo llamamos “USO”.

“USO” se ve atrapado en un cambio en el tiempo, renueva su vida con el cuidado, atención y enseñanza de Isabel, junto con 6,200,000,000 de habitantes más.

“USO” en su despertar, comienza a descubrir herramientas indescriptibles y hasta entonces inimaginables para él, sin embargo, la facilidad para realizar actividades con ellas le parece muy atractivo y eso le facilita el aprender a usarlas rápidamente. Descubre y aprende la forma de usar celulares, computadoras, televisiones, automóviles, aviones y toda la gama de herramientas que existen actualmente.

Nota: Esta historia ayuda a generar fondos que apoyan la instalación de tecnología alternativa: solar, eólica y para el cuidado del agua y los recursos.

Historia, diseño, animación, producción: Birgilio Rivera Cabrera, Augusto Rivera Cabrera, Andrés Rivero Quintanilla, Roberto Lingard.

Directivos: Moctezuma Gómez, Erika Mejía García.

Apoyos y agradecimientos culturales: Isabel Mondragón, Isabel García Pimentel Cervantes, Miguel Ángel Rivera López, Javier Peláez…